La combinación televisiva de Martin Scorsese, HBO, la mafia de los años veinte, y uno de los guionistas de “Los Soprano” (Terence Winter), no puede generar otra cosa que un gran producto, destinado a marcar una etapa, a destacarse sobre tanta superficialidad.

Impresiona a primera vista la calidad de fotografía que tiene esta producción, con unas imágenes realmente imponentes que transmiten de un modo muy fiel las situaciones de época que representan (uno de los graves problemas que suelen tener estas series de contenido histórico). Se nota que han buscado asesoramiento externo y esto se evidencia, por ejemplo, en que el vestuario que usa cada personaje tiene realizado un estudio previo para confirmar que siguiera los cánones de moda de  época, poniendo a relucir la obsesión en los detalles que tuvo el equipo de producción de Boardwalk Empire.

Después de un piloto contundente, bien armado, y con la inconfundible magia en sus imágenes, característica de un grande como Martin Scorsese, los siguientes tres episodios (muy buenos) desconciertan un poco, precisamente porque necesitan un poco de tiempo para reposicionarse a sí mismos. Cada personaje debe estar en su sitio para cuando empiece el gran baile de intrigas y disparos, y lo que es más importante, debemos conocer bien sus motivaciones y personalidades para que éstos puedan dar la talla en los momentos significativos que vendrán más adelante. Nucky Thompson debe dejar bien claras sus dudas y preocupaciones antes que lo veamos decidir en qué lado de la línea se va a quedar definitivamente. Debemos conocer a fondo los orígenes del personaje de Margaret Schroeder para entender mejor cómo reaccionará en el futuro, y porqué tomará las decisiones que finalmente acabará tomando. Precisamos calibrar bien los pesos emocionales y ambiciones de poder de Jimmy Darmody para disfrutar al máximo de su trasformación final. Y sobre todo, tenemos que ponernos en situación poco a poco, y en un crescendo continuo, de un momento histórico concreto, para impregnarnos adecuadamente de todas sus características morales, y posibilidades argumentales, antes que la historia nos tome por sorpresa. Una vez que todo esté debidamente explicado, comenzará a desarrollarse la trama de intrigas que guiará hacia el desenlace de la primera temporada.

A partir del maravilloso quinto episodio (“Nights in Ballygran”), donde muchas de las primeras líneas argumentales confluyen, Boardwalk Empire comienza a desplegar todo un abanico de posibilidades de guión, donde los detalles se vuelven imprescindibles a la hora de atar los cabos sueltos emocionales de los personajes. Es así que pequeñas secuencias, (aparentemente) sin importancia, como el descubrimiento de un pastel encontrado en una basura, la lectura de Margaret a sus hijos del libro “El mago de Oz”, entre otras, terminan siendo elementos claramente indicativos del devenir de los personajes que componen esta gran serie.

En síntesis, Boardwalk Empire nos permite introducirnos de una manera muy acertada en la época de la Ley Seca, a través de un notable elenco de actores (donde se destaca Steve Buscemi, pero no es el único digno de mención) y una trama argumental bien hilvanada. Queda en ustedes mirarla y compartir las críticas que posean respecto de este, considero, gran producto televisivo.

Emmanuel Juan – De la redacción

N. del E.: Boarwalk Empire (“El imperio del contrabando”) fue una serie emitida por HBO desde el 19 de septiembre de 2010 de la que se espera una segunda temporada en el presente año. En la última entrega de los Globos de Oro cosechó la estatuilla de mejor serie dramática y de mejor actor (Steve Buscemi), en tanto que Kelly Macdonald fue nominada como mejor actriz de reparto.

Anuncios