En esta oportunidad nos encontraremos con una historia hiper-conocida, que tiene cientos de adaptaciones y que nos ha llegado a todos, de manera directa o indirecta, lo que podría ser un grave problema. Si mantenemos una reproducción totalmente fiel podemos generar un clásico o caer en el más profundo de los olvidos…

A estas vicisitudes se enfrentaban los productores de Camelot (ver trailer) al crear esta serie, pero fueron superados de manera original, retocando algunas cosas para hacer la historia realmente atractiva como serie moderna, pero manteniéndose suficientemente fiel a la leyenda artúrica como para que el producto tenga una calidad aceptable.

 

La producción fichó para el elenco a actores como Joseph Fiennes (Shakespeare enamorado), Eva Green (Casino Royale) y Claire Forlani (¿Conoces a Joe Black?) para interpretar a Merlín, Morgana y la Reina Igraine, respectivamente. En el rol de Arturo se aventuraron y nuevamente apostaron a dar con la “próxima estrella” -tal cual hicieron con Andy Whitfield en Spartacus– por lo que ficharon al inglés Jamie Campbell Bower (de 22 años), quien ha tenido pequeñas pero destacadas apariciones en películas de Hollywood como Sweeney Todd, donde caracterizó al joven Anthony, el chico que se enamora y huye con la hija del barbero.

Para completar la fórmula, se convocó a productores con experiencia en series de época: Graham King, Morgan O’Sullivan y Michael Hirst, creadores de Los Tudor. Además, a la cabeza del equipo se suma uno de los más connotados “hombres de televisión” del Reino Unido, Chris Chibnall, escritor de la galardonada Life on Mars (un Emmy y un Bafta a mejor serie dramática dela TV británica), que oficia de guionista y productor ejecutivo.

La serie nos presenta características similares a todas las nuevas producciones de época: sexo, intrigas y violencia. Pero lo que realmente llama la atención de esta serie es que se detiene en el proceso de construcción del héroe, mostrándonos su formación hasta llegar a ser rey, y por sobre todo, las maquinaciones políticas de Merlín, responsable máximo del éxito del joven Arturo.

 

Una de las grandes curiosidades de la serie es cómo se trata el tema de la magia y todas esas historias llenas de misticismo que acompañan la historia de Arturo, desde un modo más dramático y realista. En la serie hay magia, una magia poderosa y dañina para quien la practica. Se puede intuir que es adictiva y perjudicial para la salud, también que es poco recomendable su uso, de hecho sólo Merlín y Morgana han manifestado magia en los diez primeros capítulos, pero al parecer son artes que cualquiera puede practicar pues Sybil y Viviana (dos personajes relacionados a Morgana) han estado presentes y han sido practicantes en rituales. Entre las manifestaciones sobrenaturales que pueden otorgar estos poderes encontramos la transformación física en otras personas, el control de los elementos, la clarividencia y la curación. Entre los efectos dañinos que provoca su uso incluye adicción, demencia por pérdida de control y hemorragias internas, al punto que su uso continuado o excesivo puede llevar a la muerte. No podemos dejar de marcar el parecido que tienen estas descripciones con la clásica imagen del pacto con el diablo y los poderes que le son otorgados a quien lo realiza.

Sin embargo me veo obligado de advertir a quien se interese en esta serie que hay un gran inconveniente. La cadena Starz nos sorprendió con una muy mala noticia: la serie Camelot está cancelada y no podremos ver su segunda temporada, dejando a la historia sin final y muchas de sus  tramas abiertas en espera de resoluciones. Starz ha anunciado la cancelación de Camelot tres semanas después de emitir su final de temporada. La serie que se estrenó a principios de abril, supuso para la cadena por cable el estreno más exitoso de su historia, y la audiencia, aunque más baja que en el piloto, no era alarmantemente baja, pero al parecer no ha sido suficiente para Starz.

Al parecer, la producción de Camelot, que tenía lugar en Irlanda, era demasiado costosa para los beneficios que generó y la cadena se decidió por la peor de las opciones, abandonar la serie, dejándonos a todos sin conocer cómo se habría desarrollado la trama tras la asunción de Arturo como rey. ¿Les tocará a otros continuar esta historia?…

                                                                                         Emmanuel Juan – De la redacción

Anuncios